Familia Silva,

de Vector,

se integra a la Asociación

Edmundo y su hijo Javier dirigen una de las principales compañías de servicios y asesorías en tecnologías de la información del país. Juntos han consolidado el crecimiento de la empresa, la cual proyectan trasapasar a las próximas generaciones.

 

Edmundo Silva tuvo la oportunidad y la tomó. En 1999 cuando se desempeñaba como gerente de tecnología de una multinacional, recibió el llamado de Vector, uno de sus proveedores de soluciones tecnológicas, para ofrecerle el cargo de gerente general. Lo eligieron por su conocimiento de la industria y por su alto nivel de exigencia. “Mi papá era el cliente más exigente que tenían, por eso se lo quisieron llevar”, relata su hijo Javier, ingeniero civil industrial y MBA del ESE Business School, de 41 años.

 

Edmundo tomó entonces la conducción de la empresa, la ordenó, mejoró sus números y la reestructuró. Y, cuando le ofrecieron la opción de ingresar al 49% de su propiedad, no lo dudó. Tampoco cuando 4 años más tarde, tomó el 100% de ella, y, Javier, hoy gerente general de la firma, reenfocó el negocio y se abocó al crecimiento sostenido de la compañía.

 

Desde entonces a la fecha, Vector se ha convertido en una de las principales firmas de servicios y asesorías en tecnologías de la información y externalización de procesos del país, con más de 200 clientes y 450 colaboradores. Un trabajo exitoso que padre e hijo han realizado en familia, teniendo como norte, valores como “la responsabilidad, confiabilidad, flexibilidad y entregar un servicio de calidad”.

 

El objetivo de la empresa ligada a la familia Silva es trascender a las próximas generaciones. “Mi papá sueña con que mi hija esté sentada en su asiento”, confidencia Javier. “Debido al dinamismo inherente del sector tecnológico, el futuro de términos de negocios puede ser no tan claro, sin embargo, el portafolio de servicios que actualmente se entregan tienen una proyección a largo plazo. Nuestro foco es crecer”, agrega Javier.

 

Nuevo socio

 

Los Silva se incorporaron a la AEF en marzo pasado, motivados por intercambiar experiencias y aprender de otros pares. “Siempre es bueno estar discutiendo y conversando acerca de otras experiencias de compañías con estructuras políticas y profesionales similares a las nuestras y de cómo otras han podido evolucionar hacia otros caminos. También es importante generar una red de contactos de manera  más natural y fluida, distinta de aquellas que se logran directamente en el ámbito comercial y profesional”, explica Javier.

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

contáctanos

contacto@aef.cl

22 9543 404

Estoril 120, oficina 404, Las Condes